domingo, 29 de diciembre de 2013

SEGUIR SOÑANDO...

El Retiro… parque típico donde se ven cosas atípicas… eso sí, cada vez menos atípicas, porque la vida está llena de paradojas, de momentos tristes con risas, de instantes alegres con lágrimas, de ruido fuera y soledad por dentro, de soledad con voces en tu cabeza, de imágenes como ésta, dormidas, que te hacen despertar de la inconsciencia amorfinada en la que vivimos. 



Esta foto, robada, o prestada… porque si consigues conciliar el sueño una mañana con domingueros al lado que lo ocupan todo, es que tienes la conciencia muy tranquila o ha dejado de importarte la vida. Dormir con abrigo, con sombrero, y de almohadón un maletín. Un retrato de la crisis, cruel y hermoso a partes iguales. Apoyados en documentos, números, pasta y cifras, inconscientes tras ingerir píldoras de dinero, ajenos al frío que hace fuera. Elegantes en nuestro sueño, aunque esté roto desde hace tiempo.


Un maletín, que en las pelis siempre está lleno de dinero sucio, le sirve de almohadón. El sombrero que se ponen los señores de posición, los de cubertería de plata y chófer a la puerta. Un abrigo de paño perfectamente abrochado que suele cubrir trajes caros, hechos a medida y aquí es un pijama. Zapatos negros, atados, sobrios, brillantes, que cubren unos pies que han pisado moquetas y caminos. Barba recortada que esconde una piel dorada a la intemperie. Y he aquí la prueba del delito, unos guantes de nieve, lo único que le delata, lo único que le hace consciente del frío helador, porque en las manos se intuyen las arrugas. Son el mapa y la huella del delito, las que destapan la vida, con callos o manicura bien hecha, uñas negras del campo o deformidades antaño del bolígrafo, manchas de tinta de la pluma o algún dedo de menos por una máquina rebanadora de la fábrica. Anillo de casado o manos que han rozado muchos pechos… escondidas del frío y de los curiosos. Porque así puede soñar con ser lo que quiera, un ejecutivo, un banquero, un comercial perfeccionista, un pulcro y recto hombre casado de misa diaria, un artista fracasado o un exitoso músico que no conoce el fracaso… Papá Noel de incógnito o el mismo Botín camuflado, mi vecino, el tuyo, mi padre, tu abuelo, yo misma o tú… podemos ser cualquiera, soñando con ser otro y escondiendo las manos para q no nos descubran. Más sueños y menos miedos para el 2014. Dulces sueños señores.

domingo, 24 de noviembre de 2013

MUNDO EMOTICONO

Me declaro fan de los emoticonos, me gustan más que una birra fría con colegas, más que un buen concierto bailando como una loca, se han hecho tan necesarios en mi vida como las pinzas de depilar o un pintalabios rojo. ¿Y por qué?? porque consiguen traducir sin apenas esfuerzos, un momento, una situación, a golpe de click. Esta es mi clasificación, agradeceré cualquier aportación que hagáis gustosamente.

EMOTICONOS COMODÍN: Aquellos que sirven pa tó.

- Guiño de ojo: es cambiar el soso Sí de siempre por un rollito complicidad. 

- La sevillana y las cabareteras: ¿No me digáis que poner una sevillana en tu vida no te la alegra?. Tu colega te dice que si os tomáis unas cañas hoy, sevillana al canto. Tu colega que ha adelgazado tres kilos del tirón, sevillana al canto. Que tu jefa tiene un trancazo de narices y no va a aparecer por el curro en dos semanas, doble sevillana. 

- Con entidad de emoticono, sin serlo. Soy muy muy fan de los tres JAJAJA seguidos, con sus variaciones en JIJIJI O JEJEJE, incluso JUASJUAS… porque ya tienen entidad propia y porque son la respuesta a muchas situaciones. Un chiste, es lo obvio, el comentario de una amiga diciendo que ayer se tiró al más feo del bar,  plantas tres JAJAJA, cuando un día de lluvia te calzas el pie con el zapato de ante en un charcazo, JAJAJA. O… estas medio sobada en el sillón te mandan un mensaje, ni lo has leído, pero tienes que contestar, pero pasas de despertarte, tres JAJAJA hacen un papelón. O lo mejor, cuando un tío con el que no quieres nada te manda un "estoy de viaje hacia Madrid, ¿nos vemos??" y tú dices: JAJAJA, pero esta vez es una risa histérica, de… ¿no puede ser verdad no??.

- Los JAJAJA: sólo podrían ser sustituidos por el careto que llora dos lagrimones de la risa!!! Llorar de risa es lo más grande que hay.

EMOTICONOS DEL AMOR:
- Un careto mandando beso: lo que le envías a un colega o un compañero de curro.
- El mismo careto besando pero con corazoncito: se lo mandas a un colega o compañero de curro… que te tirarías si vas pedo.
- Labios rojos: beso que mandas después de un polvo sin más.
- Corazón: lo que mandas después de un polvazo.


EMOTICONOS DE FLIPAR: 

- El grito de Munch: esa cara fantasmagórica perfecta para un domingo de resaca, que con una pistola al lado apuntando describe perfectamente ese estado que por mucho que quisieses transmitir con palabras sería imposible!! porque con la resaca no tienes neuronas y con un click ahí está la cara perfecta.

- El careto con los ojos como platos. Puede servir para decir que te han metido un palo por el culo, pero en realidad ese momento de estoy flipando, no conseguiría interpretarlo ni el puñetero Clint Eastwood.

- El careto con las gafas de sol: De mis favoritos… este no es de flipar, es de flipaos!!

LOS SUPEREMOTICONOS ARTÍSTICOS:

- El truño con ojos. bendición!!! rey de los emoticonos!! porque poner cara a la mierda te ayuda a superarla, a descojonarte, en realidad es una metáfora de la vida hecha emoticono.

- Los monetes tapandose la cara. Geniales y perfectos para contestar con los tres al mensaje de un plasta que te entra y no te pone ná de ná.

- Y muy muy fan de las uñas pintadas y el pintalabios, no sirven pa ná, nunca contarías a alguien que te estás pintando las uñas…, pero me rechiflan. 


LOS ÚTILES:

- En esta clasificación entra también el careto del besico.

- La tarta de cumpleaños o la de boda. situaciones obvias.

- Los aplausos. grandiosos!!! que aunque no suenan… los oyes!!

- Las birras que aunque no están en la primera página del emoticonismo, ahí están!! el uso depende de tu vida social. Yo las tengo en el top ten!! 

- La sartén con los huevos fritos. Porque siempre, siempre, hay alguna ocasión en el día en el que estás hasta los huevos!!

LOS FREAKS, LOS GRANDES OLVIDADOS:

- El tipo del gorro como un vigilante del palacio de Buckingham. ¡Muy grande!!

- La gamba gabardina de la página 3. ¿Cuántas veces en tu vida vas a estar comiéndote gambas gabardina y lo vas a contar??

- La bandera con el pez colgando o uno que parece un consolador trifásico. Estoy deseando comprarme uno para poder mandar el emoticono!!! no soporto no usarlos!!! me refiero a los emoticonos, no a los consoladores...

- Las gafas, las huellas de pies, la iguana, el cactus, el muñeco de nieve, la iglesia, el destornillador, la mazorca de maíz, la bandera de japón, los relojes… todo un universo por explorar gente… vivan los emoticonos!!!!

Un placer deciros que estoy inmensamente feliz de que me leáis cada semana o lo que es lo mismo… cuatro sevillanas, tres cabareteras, dos aplausos, unas birras, una tarta de cumpleaños, seis besos y dos corazones y por supuesto… muchos JAJAAJJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJA!!!!!.


domingo, 3 de noviembre de 2013

CAMARERISMO ILUSTRADO

Soy una fascinada de los buenos bares y de los buenos camareros, lo reconozco. Camilo José Cela dijo que "ser universitario es una forma de ser". Yo lo traslado a los camareros; ser camarero es una forma de ser, pero ser camarero y universitario, una putada. Sí, una nueva casta social en esta eterna crisis que nos invade, y que conlleva una insatisfacción personal que se traduce en una cara más amarga que el bitter que se piden las abuelas en los bares. 

Y como me he dado cuenta que el hombre perfecto no existe, tengo una nueva misión, buscar al camarero perfecto, completo, redondo, el que te reconcilia con el mundo y con tu vida, porque en el bar es donde te ríes, desparramas, te olvidas de las miserias, de tus jefes, de los niños y te encuentras, por unos momentos, en ese estado de felicidad, que por fugaz, es incomparable. Los camareros, los nuevos curas.


Y después de esta pseudo oda al camarerismo ilustrado, me atrevo con una clasificación que me ha llevado días, tardes y noches de investigación. Rigurosos estudios entre vinos, cañas, copas, bailes y risas, largas veladas de análisis y ninguna vana. Siendo una apasionada de la gente, de las relaciones y de los buenos bares (aprovecho para recomendar mi otro blog PINTAN COPAS), que cualquier momento para revenderse es bueno. Ahí va: 

El camarero de toalavida: Ese viejuno, entradito en años, que imaginas con chándal de domingo cuando se quita el uniforme, leyendo el marca y birra en mano. De esos con peine en el bolsillo de púa fina, porque la gorda dejó de usarla hace tiempo. De los que te hacen cumplidos como… "qué desean estas chicas tan guapas"… o los de la broma sempiterna española, rancia y manida… que cuando respondes "no sé qué pedir" ellos dicen, "de eso no tenemos señorita". Pero también el que sigue el código del bar, que es que cuando te dejas tres rondas, la cuarta la paga él, porque sabe que ese es un código no escrito que hay que respetar, como el de no mirar la picha del de al lado en los baños. Un pacto de caballero, de camarero.

El camarero de hielo, los Robocops de la bandeja.  Robots de restaurantes pijos, perfectamente uniformados con rostro impertérrito, músculos definidos. Mirada de zombie, preguntas de guión. "Desea algo más, le retiro los platos", "esto es mousse de uva caramelizada con cornete de foia…" Un discurso que podrían repetirían hasta el infinito si dieses otra vez al play. Un robot que vendría mejor para otros menesteres que para llevar una bandeja.

El camarero amargado, revenío. Ese que está más quemado que la pipa de un indio. El que te sirve con desgana, te gruñe si no sigues las normas. Le jodes si consumes y le jodes también si sólo te tomas un café en toa la tarde porque no hace caja. Al que le pesan el lumbago y la mala hostia a partes iguales. El que te mete el dedo dentro de la caña cuando la sirve y encima le jode que te moleste. El que mide las putas patatas que te tomas como si te estuviera poniendo gamba de Huelva. 

El camarero acelerado, el aguililla. Una especie muy asentada en el sur. El que no para de hablar y hace chistes rápidos aprehendidos, coquetea. Y sube, baja, pilla la orden de 7 cafés distintos, el cortado, descafeinado de sobre con sacarina, con leche largo de café y una mediana con leche fría y no se le va ni una al tío. Y de carrerilla te dice la alineación del Betis sin titubear, te cuenta cómo está la clasificación de la fórmula uno y te cuenta tres chistes seguidos entreveraos con una chirigota, porque su madre es de Cádiz, digooo!!. Que se mueve como el puñetero Messi entre el magma de gente sin derramar ni una caña. Un malabarista de la bandeja, un genio en el campo. Un estresao en la vida. 

El camarero ilustrao-estirao. El moderno, fotógrafo, actor, periodista, y artista in process… que sienten que no se merecen estar allí, que la hostelería sólo es su tarjeta para seguir creando. Ese que piensa que a los que sirve son una pandilla de paletos tocapelotas. Que te sirve el café con doble ración de superioridad y ego. Un café que te sienta peor que unos callos a las 2 de la madrugada. Un tipo que corta la leche con tocar la taza. 

El camarero extranjero. El panchito, el chinorri, los que no se enteran ni del nodo y además se la suda. El pachorrismo sudamericano al que le pides tres cañas, dos refrescos y un zumo de naranja y te acaba trayendo un vaso de agua para refrescarte, con una caña de chocolate y una naranja pelada. Y eso después de tres horas. O el chino, al que para pedirle, necesitas el Word Reference, con el que tienes que jugar a las películas para que entienda la comanda, y gesticular una cerveza... va que te vá, pero si quieres pincho de morcilla… ahí lo dejo.

El camarero autista. Aquel que mira, pero no ve. Ese que está a dos metros de tí, tú con la mano levantada como cuando la profe de quinto de EGB (sí tengo más de treinta) hacía una pregunta y te la sabías, estirabas el brazo hasta el infinito para que te preguntase a tí, pero nunca lo hacía y al final le preguntaba al de al lado, y el camarero sirve a al de al lado también. Ese que hace que mira a ver qué falta, pero en realidad le jode que alguien le pida y se hace el longui.  El que te está viendo y consigue concentrar su mirada al infinito como un zombie y pasar de tu culo. Y entonces te metes en la guerra, juegas a su juego, sucio, ruín. Y levantas el brazo, pero en vez de con la mano estirada haciendo un gestito como apuntando, vamos el típico gesto de "te pido la cuenta" y en ese momento el camarero te ve y como un cervatillo, ingenuo, vulnerable, acude a la recogida de pasta y es cuando tú le dices, con sonrisa perruna y sabiduría baretera: "tres birras y dos vinos" y él te mira con cara de odio porque sabe que se la has colado y esta batalla es tuya. Eso sí, ya veremos quien gana la guerra, porque él siempre tiene la sartén y la bandeja por el mango.

Y por fin, esa especie, en peligro de extinción, escondida, pero presente, más preciada que unos Loboutin o el último modelo de iphone en China.



El camarero perfecto, el enrrollao. Al que le gusta su curro, y si no le gusta, lo disimula, porque lo que sí que le gusta es la gente, es agradar. Que te regala una sonrisa y quizá también una ronda cuando has repetido tres veces. El que te reconoce si saludas cada mañana y se queda con el puto café que pides, después de pedir lo mismo durante siete días seguidos. El que no necesita hacer broma chunga ni pone excusas, ni te hace favores. Ese al que todo el mundo deja propina y sonríe y le trata bien porque él también lo hace continuamente. El que tiene otra vida, la que sea, mejor o peor, con sueños de ser otra cosa, u orgulloso de ser lo que es, pero que mientras está con su bandeja disfruta, aporta y se empapa. Al que le perdonas un error porque los clientes cometemos muchos. Un tipo que quizá no está bueno, ni es guapo, pero sí atractivo, porque tener buen rollo y regalar sonrisas siempre es atractivo, se tenga la edad que se tenga. Un Dios del delantal, el Adonis de la alegría, el héroe del buen servicio, el Supercamarero. El que debería llevar capa y turbopaquets, aunque también en su otra vida sea periodista.

Si localizan a alguno de estos, cuidénlo, no los mojen, no los expongan a la luz, no les den agua y que no coman después de las 12, que luego pasa lo que pasa… y siempre preferí a los superhéroes antes que a los Gremlins.

lunes, 14 de octubre de 2013

EL ARTE... HELARTE...


Voy a la expo de Helga de Alvear en Cibeles y me encuentro con esta obra de arte



Tres horas más tarde vuelvo a mi casa y veo esto en el portal


La misma imagen. Muchos dirían, "ves, esto lo hace cualquiera", "menuda gilipollez, ¿se piensan que somos tontos??" "¿vuelco yo mi cubo de la ropa sucia en el suelo y digo que es una obra de arte?'". Existe una parte en el mundo del arte contemporáneo que se ha convertido en mercadeo de la mentira y la burbuja económica, pero nunca me ha gustado defender lo fácil… ¿Desde cuándo ha perdido valor tener una idea el primero??, ¿ser pionero, visionario?? eso, es lo que nos ha hecho avanzar en la historia de la humanidad, las primeras ideas. Colón dijo que la tierra era redonda y le trataron de loco. Duchamp expuso un retrete y hoy día es la figura más influyente del arte contemporáneo ¿por qué?? porque se lo inventó él, porque puso en él su mirada y vio más allá de un urinario. Porque con ese retrete se rió del academicismo y la ortodoxia que imperaba en la pintura. Plantó cara al infranqueable y hermético mundo de la pintura de comienzos del siglo XX, donde pintar sólo era dibujar fielmente la realidad, donde nadie podía imaginar, ni sacar un caballete a la calle, ni soñar sin ser tratado de transgresor y loco. ¿Un retrete es arte?? pues probablemente no, pero la función del arte es hacernos reflexionar… si un retrete lo consigue… Sí señores!! entonces es ARTE, con mayúsculas.


La clave… la mirada. Con qué mirada vemos las cosas, lo que para muchos es la galleta que mojamos en la leche cada mañana, pura rutina, tedio… para otros puede representar lo efímero de la vida y el paso de la juventud, representado en esa galleta, que un segundo es dura y firme y al segundo siguiente se destruye, se reblandece. Esa galleta en un vídeo en bucle en el museo Reina Sofía nos hace reflexionar sobre eso, nos plantea, quizá, muchos de los pequeños detalles que pasan desapercibidos en el magma diario de deberes y obligaciones, que tapan las ideas y abotargan las reflexiones.

¿Una calavera de diamantes de Damian Hirst es arte??. Él ha conseguido contarnos que la fealdad de la naturaleza también es hermosa. 
¿Sabíais que la primera performance que se hizo fue en el British Museum?. Consistió en poner en fila a unas cuantas personas, como en una cola ficticia, a las que se iba sumando más y más público que iba entrando y hacía cola sin preguntar para qué era… ¿es eso arte?? o quizá lo artístico de eso es que nos hace pensar en el borreguismo y el zombismo que padece nuestra sociedad…, seguir a la mayoría sin desmarcarse.

Mirad esta imagen




No me digáis que las figuras de Juan Muñoz no os inquietan, esa manera de espiar, de expiarse… 


¿What do you believe, your eyes or my words??? es una obra de arte tan, tan, real… eso sólo depende de vosotros, de nosotros, con qué mirada observamos la obra que alguien antes ha tenido la valentía de colgar porque nos quiere transmitir algo. La interpretación o la no interpretación sólo depende de nuestros ojos. Son los que convierten un objeto, una pincelada, un lienzo en blanco, unas zapatillas o la cáscara de un plátano, en arte. Como los ojos son los que transforman a alguien en guapo o en la persona más fea del universo.


Quizá esto sea precisamente, reírse del trascendentalismo, porque el arte puede ser trascendente o más frívolo que una rubia con tetas de goma, depende de nosotros. Pero siempre nos hace disfrutar. A veces miramos lo bello y otras nos replanteamos la vida. Y otras nos tiramos a la fea, pero disfrutamos igual.





Mirad esta leyenda de una obra…




¿De verdad creen que el autor quiere decir todo eso??, quizá sólo pensaba en hacernos pasar un buen rato o quizá quería cambiar el mundo. Pero lo cierto es que quien cambia el mundo son las miradas, la del autor y la nuestra. Lo que importa es lo que evoca, lo que transmite, la reflexión a la que nos lleva y si no estuviese dentro de un museo quizá no nos emocionaría, ni nos haría pensar. ¿A quién creen, a sus ojos o a mis palabras??… sólo déjense llevar, cómanse la galleta y disfruten. El arte... helarte... aquí no hay faltas de ortografía porque sólo depende cómo lo leas, de tu mirada.

domingo, 29 de septiembre de 2013

INCONGRUENCIAS RETRO: LA CARTILLA


Hoy tenía que hacer una gestión en el banco, me acerco a esas oficinas feas, porque los bancos son más feos que unas bragas color visón. Iguales, uniformes, asépticas, antimorbo. Porque puedes tener un apretón sexual con tu chico en la playa, en los baños de un garito de moda, incluso en el ascensor de la oficina, ¿pero en un banco??. Un banco corta la líbido como la corta un tipo en calzoncillos y con calcetines. 
Bien, pues llego a una de las mesas, donde todos los que están detrás son el espejo del aburridismo y la tristura, solicito una gestión y con grisura visual y sonora
me dice: "¿trae usted la libreta??" 
digo: "¿disculpe??" 
me dice: "sí, la libreta"
digo: "¿se refiere a ese librito más pasado que regalar un cd, que sólo usan la gente de avanzada edad porque se piensan que por tener escritos los movimientos nadie les puede robar??"
me dice: exacto, el mismo. 
Alucino!!! y digo de nuevo: ¿que sin esa libreta que hace siglos que no veo, ni uso, ni quiero, no puedo hacer esta gestión???
me dice: de nuevo acierta, pero no se preocupe podemos actualizarla ahora… 



20 minutos!! después seguía frente a "señor gris" (en homenaje a Tarantino), que metía mini cuadernillos de Rubio dentro de una máquina que no paraba de imprimir. 
Y mientras, yo pensaba: Qué gasto de papel, qué gasto de energía, de electricidad, de tinta, de esfuerzo, y ¿dónde coño meto las 6 libretas que me han impreso con todos los movimientos desde hace 4 años??, ¿para qué coño sirve eso??. 
Es decir, hoy podemos comprar con solo un movimiento de dedo, cambiar la fisionomía de una persona poniendo tres filtros a la foto, hablar con una minicámara con tu prima de Chile, comprar y vender acciones desde cualquier punto del mundo con un click en tu móvil, pero si hasta el último iphone funciona con la huella digital!!!

¿Y no se puede cerrar una cuenta sin llevar al día la impresión de tus libretas-cartillas del banco??. En serio, ¿qué pretenden??, ¿recordarte cada una de las compras innecesarias que has hecho en tu vida??. Como una pseudoterapia de choque, que cada nnnnnnnn de la máquina impresora sea como un electroshock. nnnnnn zapatos de tacón del 37, tú usas un 36, pero eran tan monos… nnnnnnnnn casco de moto mod personalizado (tú no tienes moto, pero una vez te enrollaste con un motero una noche y pensabas que cuajaría y el casco no te podía faltar), nnnnnnnn bicicleta estática que has usado un día… 



Cada línea de la cartilla una tortura, como el bambú entre las uñas, una tortura impresa, como los documentos de notario. Un tortura anacrónica y absurda, propia y ajena porque… ¿os habéis encontrado alguna vez a uno de esos bichos raros que actualizan su cartilla???. 
Sí, ese tipo de personas que en el cole pasaban los apuntes a limpio o que planchan las bragas o meten en la punta de los zapatos un trozo de papel de periódico cuando se van de viaje. Pues siempre te los encuentras cuando llevas prisa, esos días que vas tarde a currar y llegas al metro y compras el bonometro, pero la tarjeta no te funciona y no llevas dinero en metálico porque anoche te viniste arriba e invitaste a medio bar a tomar copas. Sales corriendo al primer banco para sacar 50 pavos cagando leches y allí está… esa persona, esa que actualiza la puta cartilla, que se permite perder 30 minutos de su tiempo y se los hace perder al resto imprimiendo cada línea del cuadernillo. Que ni siente ni padece con cada línea de impresión, que lo único que está pensando después de hacer eso, es ver cómo avanza la obra del edificio que hay en la esquina o pensar a qué bar va hoy a tomarse un café de 1 euro para leer el Marca por la cara y apurar una horilla y media más con un vaso de agua.


 Y mientras esperas a que su puñetera actualización de libreta acabe… mandas un whatsapp a tu jefe para decirle que estas viviendo una escena amish en pleno Madrid y llegas tarde, aprovechas para hacer la compra de casa desde el móvil y se te acaba la batería y sigues, esta vez con tu tablet, te lees los periódicos e incluso hablas por skype con tu hermano que está en Perú… en ese momento y 45 minutos después… un tipo termina de pasar los putos apuntes a limpio, de imprimir y actualizar su cartilla… el mismo tipo que sigue usando el vidé de su casa, que cuando habla sigue diciendo "baladí", "otrora" o "sendas cosas" y lleva una carpetilla de plástico para llevar los billetes cuando viaja más allá de su pueblo!!!. 

domingo, 15 de septiembre de 2013

LAS COSAS PASAN… THE ZINGS JAPEN


¿Sabéis esas veces que sin prepararlo todo sale bien???. Seguro que algún cenizo dice que no… pues no me lo creo, alguna vez pasa en la vida. Me refiero a eso que dicen de que el día que más chunga vas, con los vaqueros viejos y las zapas, vas y ligas. O ese día que no te apetece salir y de repente se lía parda, o cuando acabas de salir de una relación y has decidido darte a la vida promiscua y conoces a alguien y te casas en seis meses, o decides comprar un décimo y va y te toca. ¡¡Eso mola!! porque la vida sorprende y también para bien.

Bien, pues imaginad que os vais de viaje con una amiga que conociste hace 12 años y no has vuelto a ver, y no tienes confianza y resulta ser una de las personas con las que mejor te entiendes!!. Imaginad que te cruzas el charco en business con billete de turista (y no es una metáfora). Imaginad que no llevas GPS y os recorréis un país lejano, desconocido, y resulta que todo el mundo pierde el culo por indicarte por dónde ir y llegas como una reina a cada puerta de cada sitio. Imaginad que cada noche sales con las deportivas y una barra de labios roja (viva el Russian Red de Mac) sin la rayalojo, ni taconazo, nifaltaquehace y todo el mundo te quiere conocer. O que en cada garito al que entras hay musicote en directo, country, jazz, rock, funky y y te lo bailas todo como si fueses Leroy el de Fama. Imaginad que te lo juegas todo al negro ( y no me refiero a Leroy)… Y ganas!! (venga vale, eso no lo imaginéis porque siempre he preferido la suerte vital que la ludopática).

Imaginad que las hamburguesas son buenas y saben a carne de rumiante y no de gato. Q que te puedes poner cerdo desde primera hora de la mañana porque desayunar como Falete no sólo no está mal visto, sino que es normal. Imaginad que vais por la calle y sí, hay gente muy gorda, pero lo mejor es que tú a su lado pareces más delgada!!. Un país en el que el coche nunca se te cala, porque es automático, que puedes conducir con un solo pie y no tienes que aguantar los pitidos y comentarios de un menda que lleva comiéndote el culo toda la calle hasta el semáforo mascullando "mujer tenía que ser".
Un lugar en el que los moteles de carretera no sólo están limpios, sino que tienen camas tamaño "King size" donde cabe el mismísimo Gasol con su hermano y tres rusas rubias y no se rozan!!. Donde llevar sombrero de cowboy no recuerda a Coyote Dax, sino a Clint Eastwood. Donde todo el mundo pronuncia bien el inglés y no toman relaxing cafés in the Plaza Mayor ni romantic dinners in the Madrid de los Austrias. Donde una Mission no es un sitio con monjas, sino el barrio más molón de la ciudad. 



Donde la peña no sabe lo que es oler el bocata de chori del de la toalla de al lado en la playa, porque  las playas no se petan, porque son inmensas y la gente no se baña porque el agua está fría (¡¡¡que prueben en Asturias coño!!!). Donde la gente fuma más marihuana que tabaco. Donde cada día conoces buena gente que sonríe ( y no por la María), ¡¡sí!!, ¡¡¡incluso los camareros!!! te desean buen día y te atienden con gusto. Un país utópico donde la frase más escuchada es "have a nice day". Traduzco en lenguaje olímpico "HAFFFF A NAISSSS DÍA". Un mundo en el que las mechas californianas vienen de serie, no hay que tunearlas con un bote de L,oreal en el lavabo de casa. 



Sí, un lugar también con contradicciones, con libertades medidas y derechos sociales ajustados, con culto al trabajo y armas, con conservadurismos trasnochados camuflados…, pero ¿es eso peor?? que un país de corrupción obscena y diaria, de chapucismo y dinero negro en cada esquina, de recortes y muertosdehambre hambrientos de sobres de dinero que no sobran. De enchufismo y pandereta, de derechos sociales cada vez menos sostenibles… de caña y pincho puestos con mala baba…. en fin, ¿susto o muerte?? ¿cada uno tiene lo suyo no??. De momento, dejad de imaginar, porque os he contado mis vacaciones en California, las últimas líneas son mi vuelta a la realidad. La vida mola y las cosas pasan, en serio, sólo hay que darse cuenta, lo que viene siendo darse cuenting tarantino.

martes, 13 de agosto de 2013

HUELE A PIES... ASÍ QUE CIERRO POR VACACIONES!!!!

No es domingo... pero hay post...

Me despido antes de mis vacaciones revelándome contra algo que ha logrado sacarme de quicio por la incomprensión de lo absurdo. Una vez más... una nueva tendencia efímera que el mundo abraza como la nueva religión, con la misma pasión que Sánchez Dragó el sexo tántrico o Lauren Postigo amaba su tanga de leopardo o Arias Cañete un yogurth caducado...LAS FOTOS ABSURDAS DE PIES EN LA PLAYA!!!, rozando la arena o encima de un sillón o una hamaca… ¿quién ha puesto de moda esas fotos como símbolo del coolismo???. Recuerdo esas fotos, cientos que me he tenido que tragar, mientras tecleaba triste en mi ordenador y pensaba… ¿qué coño dice un pie que no diga una sonrisa, unos ojos, una cara por Dios??!!!.


Este post va para todos esos que han decidido que sus pies tienen mucho que comunicar al mundo, que un juanete o una uña mal pintada transmite más que una sonrisa, aquellos que han decidido hacer de sus pinrreles embajadores de las playas españolas o extranjeras, que son "la cara visible" o los pies, de una campaña para vender que están como Dios, que están de vacaciones, para aquellos que dan a conocer sus pies al mundo y les parece lo más IN del lugar… pues os os voy a decir una cosa ME TOCA UN PIE!!!. 


Cierro por vacaciones… hasta septiembre… y os aseguro que mis pies seguirán preservando la intimidad que se merecen, rozarán playas, arena e incluso, y si hay suerte, alguna pierna furtiva, pero seguirán más escondidos que los abdominales de Falete, porque se lo merecen, porque son dos pies coño!! y prefiero mandaros una sonrisa!!!!




domingo, 28 de julio de 2013

¿¿BARRIOS DE ACCIÓN O DE FICCIÓN??

Imaginen dos escenas:
La primera: la policía esposando a una prostituta, mientras dos niños juegan a la pelota en una plaza a dos pasos de la Gran Vía, donde un hombre sesentón se acerca a la terraza para venderte su poesía por una moneda, que nadie le da, y te muestra las arrugas mientras se despide regalando una sonrisa de decepción.


La segunda: dos niñas, rubias, vestidas de azul celeste corren riendo hacia un atractivo tipo canoso, su padre, que curiosamente lleva mocasines a juego con el vestido de sus hijas, avanzan sobre una calle perfectamente pavimentada, en tonos pastel, que contrastan con el capó negro de un Land Rover aparcado, donde se reflejan las nubes que dejan paso a un sol que dora la piel de la familia formando una estampa perfecta.



¿Con cuál se quedan??? Barrios de acción o de ficción. Barrios de cabellera rubia dorada o de putas y lluvia dorada. Cuando caminas por los Pozuelos, Boadillas y Villanuevas, porque allí todo es nuevo, descubres que la ficción es facilona, sin estampas que manchen la retina y el vestido nuevo de domingo. Ves una vida que viste holgada de beige y con fular a juego, una vida de mechas y aire acondicionado. Con avenidas idénticas de cartón piedra, con franquicias clonadas, como Dolly…. porque también hay ovejas, de las que piden Mac menú y no comen hierba. Esa se la fuman en el centro y ellos se quedan con sus Macs nuevos, alimentándose de la manzana, que más que prohibida es prohibitiva. Siempre me han gustado más los tiros y las hostias en una peli, que las sonrisas con un diente que brilla. Soy de Chuck Norris y no de Disney, porque los ratones no hablan, corren, se esconden entre la mierda, asustan. Como asusta la vida a veces y otras te abraza y reconcilia.




Me gustan los barrios pisados, donde la vida se viste apretada y sale a la calle a lucir palmito, 

a provocar con la crudeza de la hambruna, 
con el asco de la suciedad matutina dominical, 
con la fuerza de un hombre sujetando una muñeca inocente.



No me gusta la vida de videojuego, de consola y con consuelo, prefiero sin techo y pisando el suelo… sucio… desgastado, no de azulejo nuevo. 
Una vida con mirada desafiante, que reta a la felicidad glaseada e irreal de lo prefabricado, 

del ladrillo rojo con piscina a conjunto, del extrarradio.
Porque por esos lares la vida no pasea, 
no mueve las caderas, sólo huye, 
se esconde tras una valla de arizónica y un jardín recortado, como las barbas.
En mi barrio, las barbas crecen, 
como le crecen pelos a la vida, que no se depila, 
que no se abochorna… 
y se gusta tanto, que a veces… 
se sienta en un banco a verse pasar. 

domingo, 7 de julio de 2013

MADRID DESDE EL AIRE... TERRAZAS...

Ayer estuve en Madrid, pero en otro Madrid, ese que sólo se ve desde el cielo. Las terrazas de Madrid. Como quien se sube a una noria para pasar la tarde… y comprueba que es más que una diversión, que un pasatiempo, una nueva cara de la ciudad se abre a tus ojos. Como una fiesta clandestina, sólo para privilegiados, los que tienen el santo y seña, y los santos aquí arriba están más cerca. 


Desde arriba la felicidad campa a sus anchas. No tocas el barro, las putas de la calle Luna, de Estrella vuelan. Ellas intentan estar más cerca del cielo pisando con sus tacones los astros, pero hasta que no te subes a un balcón, a una azotea, no te olvidas de su propia miseria. 
La grisura del asfalto se vuelve multicolor cuando alcanza el cielo. Terrazas azules, amarillas, llenas de flores, de sillas de madera… Abajo, los bancos son de piedra y las flores… desfloradas hace ya tiempo, se marchitan en Desengaño a veces, por el verano y a veces, por el veneno…
No hay ruidos, desaparecen, son devorados por las ventanas y las paredes del primero, del segundo, del tercero y cuando llegan al quinto, han cambiado su nombre como un refugiado, se llaman de otra forma, ahora son Don y Doña silencio.
La cerveza sabe más rica arriba, porque la tomas por encima del hombro, porque la saboreas altiva. 




Te mides con los gigantes, la Torre de Madrid, el enchufe de Colón, la Torre Picasso, las Kio, achicas un ojo y las rozas con tu dedo, pequeñas, a tu altura por fin, aunque no hayas pisado esas torres ni en sueños. Mientras los ejecutivos las desgastan, tú por fin, las ves a tu lado, te mides con ellas, con ellos…

Arriba estás escondido, nadie te ve, pero tú lo ves todo, a todos… creas tu "Ventana Indiscreta", observas…, la rutina de una familia frente al reality de su vida, una pareja que se mete mano en el sillón, comiendo a bocados palomitas furtivas, porque las que mejor saben son las que se escurren entre la entrepierna y entre bocado y bocado... Las piernas morenas de la vecina de al lado, tumbada, retando al sol a ver quién aguanta más, pero sin mirarle a los ojos, un juego cobarde que como siempre, acaba untando crema… así las cosas pasan más fácil, sin estreses, sin dolor, sin pena…

Tiras cosas desde arriba y cuando llegan al otro mundo, al subsuelo… se rompen, como la realidad y las promesas. La vida mola más desde arriba señores, a no ser que te quedes ciega… ya saben, gafas de sol, una buena crema, compañía y si todavía cabe… invítenla a ella, la felicidad… que es de altas miras, de acueductos de norias y nubes, y ferias, acampa solo en las terrazas cuando no la llamas, ella trepa hasta tu azotea.

domingo, 23 de junio de 2013

MI CUADRO DEL DÍA: ODA A LOS VIEJOS

En este mundo en el que el vintage se lleva tanto… extraña que no se lleven los viejos… este post y mi lanza a favor de las arrugas, la experiencia, el bagaje vital, las canas, la voz mesurada con pausas de sabiduría, las dentaduras postizas y no las fundas blanco nuclear antinaturales que se pone la peña y las tena Lady si me apuras.

El otro día estaba en una bar, en pleno Malasaña, de esos bares que consiguen un hermanamiento y una comunión generacional a base de precios baratos, pinchos contundentes y cañas rápidas acompañadas siempre de papa frita.  De esos que logran conciliar las rancias pensiones de los abuelos y las escaseces propias de los teenagers, extremos y víctimas de los recortes a partes iguales. Viejos y jóvenes codo con codo, o hincando el codo más bien, en un mismo espacio y movidos por los mismos objetivos, llenar la barriga sin vaciar el bolsillo, malabarismo vital hoy día.

Y allí estaba, en medio del olor a fritanga que difuminaba las comandas de los camareros… la escena más tierna que he visto en mucho tiempo (y olvidaros de fotos de mascotas, de perritos pequeños, o bebés soñando plácidamente) esto era tierno de verdad. Cuatro abuelicas tomando "el vermut". Bebiendo un botellín en el que dejaban marcado el carmín rojo de los domingos, limpiando el plato al instante y exigiendo pincho por cabeza como los estudiantes, porque como ellos, no renuncian a su oasis dominical por falta de pasta. 

Eran cuatro abuelas vestidas de domingo, que habían paseado su traje de colores chillones por los bancos de la iglesia más cercana en misa de doce. Abuelas sin perlas ni chaquetas corte Chanel. De las que cuentan historias y céntimos durante toda su vida… o lo que es peor, se los han contado a ellas. Viudas alegres que por fin van al bar solas como lo hacían sus maridos, que han conquistado trocitos de libertad cambiando el bitter por una cerveza sin aguantar la mirada de un marido Torquemada. Cambiando su luto por una alegría, por una mañana “un poco piripi” como se susurran al oído después de la segunda cerveza. Mientras a su lado con cara de nietos… unos jóvenes comentan también su “pedo” del sábado mientras repliegan el plato de paella empapando la resaca en cada cucharada.

Dos estampas tan diferentes, tan lejos y tan cerca. Es cierto eso de que según nos hacemos mayores volvemos a ser niños, lo ves en sus miradas. Las mismas retinas, cubiertas unas, por gafas de pasta rancia y otras por las de sol que camuflan las ojeras trasnochadas.





Me da pereza la juventud, así lo digo, sobre todo cuando miro a las cuatro y veo la vida casi interminable que han cargado a sus espaldas, hoy ya corvadas y chepudas, porque entonces el peso de la vida era más grande que la ligera mochila con que viajan hoy los Erasmus. Observo los surcos de las manos, con uñas pintadas de rojo y dedos chupados para no desperdiciar ni una miga de la patata. Me gusta más estar piripi que pedo y ser carroza que demodé. Me gusta que me cuenten historias, que cuentos ya me sé unos cuantos..., quizá me esté haciendo mayor. Benditos bares y benditos viejos… hasta Coca Cola tiene más de 100 años… por algo será.

domingo, 2 de junio de 2013

MI CUADRO DEL DÍA: LOS DOMINGOS

Los domingos, esos días en los que el tiempo
pasa lento,
como los cerebros fustigados por la resaca.
Día de fiesta, en los que se mezcla el amargor revenido
de los gyn tonics no digeridos, 
con el dulzor que proporciona no ver la cara al jefe.
Domingos,
de pollos en Mingo
con la suegra, los sobrinos, el marido y la prima…
sólo falta la cabra en la silla.


Domingo de disfraces,
de punta en blanco
o de chándal blanco y zapatos de chúpame la punta.
Los chandaleros con su arma,
la barra de pan bajo el brazo,
unta que te unta…
Los modernos con sus vaqueros desgastados,
pegándose por una terraza al sol, para justificar sus gafas oscuras
que camuflan los vestigios de una gran noche pasada,
pasada también de ron.

A las doce, a esa hora, pillan birra y El País en la solapa,

a la misma hora que otros, con cuelloalacaja
y niños beidge a conjunto
salen de misa
de punta en blanco
y punto.
De misa… y repicando… unas papas,
acompañan la cerveza los modernos,
Entonces se cruzan, 
como un duelo de vaqueros en el oeste,
(Las viejas, desde el balcón, silban el soniquete de película western)
mientras ellos, cada uno con su arma,
Unos el ABC, otros El País, se retan,
cada vaquero con su munición,
cargada de mentiras
que disparan en la jeta.


Metralleta de letras…
que leen los que no saben qué es un domingo
porque lo pasan al sol,
como los lunes, los martes, los jueves…
seis millones,
me pones,
y luego me lo quitas,
Santa Rita, Rita, Rita,
adiós a la guita.

Domingo de bingo,

con cartones, pero sobre la acera,
para dormir caliente, con el frío de fuera.
Como los perros,
los que pasean los domingueros,
o los perros a ellos,
atados con longaniza,
eso más bien en Suiza.
Aquí, aquí somos más de pulgas
o de domingo,
o de misa con su murga,
o de domingo de cine, 
con una película muy trend... 
lo que no sabemos 
es cuál será el The End. 

(Para los no COOL os traduzco estas últimas líneas)


o de cine dominical, 

lo que no sabemos de la peli... 
es el Final.









sábado, 18 de mayo de 2013

MI CUADRO DEL DÍA: ¿¿CONTARLO O VIVIRLO???


No seré yo la que diga que no me gusta contar las cosas, hablar, escribir, pero una reflexión: Mola recordar el sabor de una Mahou fresquita, helada, brillante, rubia, y más si estás en el puto desierto, pero no me digas, ¡¡beberla es la leche!!!!!. ¿Por qué hoy disfrutamos más contando las cosas, que haciéndolas??. Os propongo un recorrido por el ARTE… que nos gastamos en las redes.

LA PERFORMANCE: Comenzamos a principios de los años 60 y el incio de la performance en el arte…  Marina Abramovic o los artistas de Fluxus… pues bien, saltamos a la actualidad, les presento a los nuevos artistas de la performance: El otro día en un concierto, unos chavales haciendo fotos y colgándolas en las redes. Dando la espalda al escenario hacían vídeos continuamente en los que tienes que sonreir y reírte muy fuerte poniendo caras, sacando la lengua, en fin, simular que te lo estás pasando teta, que el concierto, las cañas o el viaje son más divertidos que una fiesta de conejitas Playboy con barra libre… y también de bebida. Yo tenía al cantante en frente, bailaba y ellos pasaban del concierto, seguían reportajeando cada gesto y cada copa. Resultado: pagaron por un concierto que no escucharon ni vieron, pero todos sus amigos de Facebook y twitter creen que se lo pasaron genial y son los más modernos. 15 pavos de concierto que gastaron en promocionar su vida por la redes y no en escuchar al gran Bigott, por cierto.

HIPERREALISMO Y SURREALISMO: El otro día le mandé a un amigo mi foto desde la pelu, haciéndome mechas (sí llevo mechas rubias, llamadme clásica), en fin, con toda mi cabeza llena de papel albal (porque sigue siendo albal y no aluminio), es decir, estaba fea, sí señores, una foto espontánea, graciosa, y yo fea. Muchos pensarán… ¿qué riesgo mandar eso no? ¿y si lo ve alguien?, ¡para eso está!!. La gente que te conoce sabe que no eres el pibón de las fotos que cuelgas retocadas ¡¡por Dios!!. Izo mi mano a favor del hiperrealismo!!!, un homenaje al gran Antonio López en su estado más puro. Iba sin maquillar, era un plano corto y se veían ojeras, incluso alguna arruga incipiente, ¡hiperrealismo señores, que estamos llenos de retoques surrealistas!!. Cambiemos el hiperrealismo por el surrealismo, hasta Dalí ha colonizado el Reina Sofía y alrededores (las colas llegan hasta la estación de Atocha).


LOS MAESTROS DEL BODEGÓN: Me imagino ese momento, cuando acabas de pedir unas raciones de pescaito o de jamón del bueno, unas birras congeladas… y en vez de disfrutar el momento y ponerte a comer, le pides al camarero que te haga una foto con el festín. ¿Qué crees que piensa el camarero?, pues os lo cuento: “otro paleto que cuelga en el facebook la foto para demostrar que come jamón del bueno una vez en su vida”. Hoy día los camareros deberían sacarse un curso de CCC de fotógrafos de bodegones… ¿Por qué nadie cuelga la foto de cuando va el finde a comer a casa de sus padres al pueblo, con el sillón con el pañito de ganchillo y unas lentejas encima del plato?. Pie de foto:” Aquí comiendo lentejas en casa de mi vieja”. Pero no, en nuestra narración de la vida en 24 horas, nuestro GH particular, hacemos unas cuantas elipsis y nos saltamos todos los momentos, normales, estupendos, miserables, mundanos que tenemos, que son muchos, por cierto. De nuevo fotografiando la vida mientras otros disfrutan del jamón.



EL PAISAJISMO: ¿Recuerdan a los impresionistas?, Monet, Manet, Seurat… Esos maestros que sacaron el caballete a la calle para contar la vida… bueno, pues hoy cambien el caballete por el Iphone. Les presento a los nuevos paisajistas, los que en vez de llegar a la playa y tirarse a disfrutar del sol, la arena…, están pensando qué rincón es más paradisíaco para hacer una foto y subirla a las redes y poner: “De vacaciones en Cabo Verde”. Y lo que no tiene nombre son los paisajistas descontextualizados. Los que se fueron hace 3 años a China, y 3 años después vuelven a colgar la foto. ¿Por qué?... ¿Juegan al despiste?,  ¿si cuela, cuela?, ¿quieren vivir de los viajes intensos del pasado porque ahora no tienen un pavo ni pa irse a Aranjuez?,  ¿o abrazan los lazos de la nostalgia?... Bufff pereza. No eres Van Gogh, con los años tu paisaje no se revaloriza, pierde verdad y gana en petardismo.

La vida son arrugas y ojeras de vez en cuando y otras, una sonrisa brillante y caderas anchas cuando avanza la edad, y un escote furtivo bien puesto o colgón en otras ocasiones, la vida es imperfección. No la perfección que creamos y fabricamos para el resto. Dejémonos de la Academia, de los retratos de salón, de los mecenas que guían nuestro pincel, vamos a disfrutar, y cuando disfrutas las cosas, no hace falta contarlas, porque la gente te lee en los ojos que eres feliz, que a veces comes jamón bueno, que vas a playa, que disfrutas en los conciertos, que no eres la más guapa del mundo, pero tienes tu rollo…

Quizá todo esto sea más normal y se reduzca al viejo chiste… del tipo que lleva años solo en una playa desierta y de repente aparece Elle Mcpherson, como una aparición, se la tira, y cuando acaba, le dice, espera Elle, se fabrica un muñeco con un coco y le dice: “Hostia Miguelito, a que no sabes a quién me he tirado???”.

La necesidad de contarlo… supongo que siempre ha sido así, pero ahora, de verdad, con los móviles, lo que era anécdota se ha convertido en plaga y nos perdemos la vida, señores, en serio, la derramamos en un teclado y ya saben lo que pasa cuando derramas algo encima del móvil… que no funciona, pues eso, que esto, no funciona!!!.